Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cantar de los Cantares’


Sermones sobre el Cantar: Historia de la redacción

 Tabla de Contenido

 1.     Sermones sobre el Cantar : Historia de la redacción

1.1.1. Génesis del Comentario

1.1.2. La tradición manuscrita

1.1.3. Estructura global del comentario

1.1.4. Visión sintética

 

1.                  Sermones sobre el Cantar: historia de la redacción

 1.1.1.         Génesis del comentario

Tiempo de redacción: 18 años, de 1135 a 1153. La fecha de los 24 primeros: 1135-1136. En su origen está la convalecencia de Bernardo y sus conversaciones con Guillermo de S-T sobre el Cantar de los Cantares, ±1120: unos 15 años antes del inicio de la redacción de S. Bernardo.

 Guillermo resume lo esencial de las conversaciones en su Brevis Commentatio. Estas anotaciones contienen el primer  estadio de los comentarios definitivos de Bernardo y de Guillermo, por el vínculo que muestran con ellos. La Brevis Commentatio llega hasta Cant 2,8: “¡la Voz de mi Amado!”, y es un marco para desarrollos posteriores, un documento de trabajo. Su contenido coincide con:

 -Bernardo: Scant 1-51

-Guillermo: Scant Canto primero

 Bernardo y Guillermo emprenden sus respectivas redacciones emprenden la redacción por el mismo tiempo, hacia finales de los años treinta. Esta es la duración de la redacción del Comentario de Bernardo. El conjunto del comentario muestra un profundo trabajo redaccional y de reelaboración, quizá más marcado en los sermones posteriores, que fueron apareciendo a un ritmo más lento.

 -Scant 1-24, en menos de 6 meses

-Scant 25-66, en 5 años

-Scant 67-80, en 3 años

-Scant 80-86, en 5 años

 -Scant 1-64: en 10 años: 1135-1145: 6 sermones por año (aunque Scant 50 lo terminó en 1140).

-Scant 65-86: en 8 años: 1145-1153: 3 sermones por año.

 La Brevis Commentatio de Guillermo termina en Cant 2,8 y es claro que el autor considera cerrado ahí el comentario: termina con el grito de amor, del amor ordenado y la experiencia contemplativa de Cant 2,4: “a ordenado en mí el amor”. Ahí también termina el Canto primero del comentario definitivo de Guillermo: en Cant 2,8. Mientras que para el Canto segundo sigue paso a paso el Comentario de Orígenes: un nuevo marco exegético, a falta ya del primero. El Canto cuarto y último termina en Cant. 3,3 con referencia a Cant. Ahora ben, Bernardo termina igualmente su Comentario definitivo (Scant 86) en Cant 3,4: ¿casualidad? Evidentemente no.

 Por tanto, la Brevis Commentatio (2,8) de Guillermo  indica el modo como los dos amigos abordan su primera redacción de Scant, (que en Bernardo llega hasta Sant 49-51) terminándolo en la Voz del Amado, en el abandono contemplativo. Hacia fines de los años 30, bien a consecuencia de aquellas conversaciones, bien por necesidades posteriores, ambos autores decidieron proseguir su comentario hasta Cant 3,4. Dado que la Brevis Commentatio no tiene huellas de esta continuación, parece que ambos concibieron el proyecto de ir más allá de Cant 2,8 cuando estaban ya trabajando en sus comentarios definitivos.

 1.1.2.         La tradición manuscrita

 Hay cuatro familias de manuscritoa:

-Morimond (M): primera redacción completa: llega hasta Scant 83.

-Filiación inglesa (I): redacción posterior y definitiva, también de S. Bernardo: llega hasta Scant 86

-Una redacción intermedia (T): llega hasta Scant 86

-Versión póstuma hecha en Claraval (C): llega hasta Scant 86

Diferencias entre M e I, aparte de la diferencia de número de sermones de cada serie:

-I funde en un solo sermón (Scant 24) lo que en M son dos (24a y 24b)

-I ofrece una formulación diferente y más explícita de Scant 71,7-8

-M muestra un corte claro tras Scant 49, y contiene Scant 24 en su doble versión primitiva.

-Dentro de la tradición de M, algunos manuscritos sitúan el corte en Scant 50-51 y contienen también la redacción unificada y posterior de Scant 24: es un subgrupo que indica una revisión intermedia realizada por el propio Bernardo.

-Finalmente, 8 ms revelan una redacción más primitiva que se detiene en Scant 23. Pero debido a las circunstancias que obligaron a Bernardo a interrumpir su comentario durante un año, terminando prematuramente Scant 24, es claro que este no es un corte querido por el autor, y no tiene importancia. Bernardo escribió estos primeros sermones en 6 meses.

 El examen de los manuscritos indica que el conjunto de los Sermones 1-49 es la versión más original del Comentario: la que Bernardo quiso editar primero como un conjunto completo y cerrado. Llega hasta Scant 2,4 (como la Brevis Commentatio y  el Canto primero del Comentario de Guillermo).  Con vistas a su publicación el autor revisó la serie y la completó con los Sermones 50 y 51 (=Cant 2,8), donde añadió la experiencia y el sueño contemplativo. Al mismo tiempo pensó en una continuación del Comentario más allá del límite de la Brevis Commentatio y, quizá de acuerdo con Guillermo, concibió redactar una segunda serie (hasta Scant 83), que termina también con la unión mística, y que coincide con el Canto segundo del Comentario de Guillermo. En efecto, Scant 83 comenta Cant 3,1 y se acerca al fin que Guillermo se había propuesto en su Canto segundo: llegar hasta Cant 3,4.

 1.1.3.         Estructura global del comentario.

 EN SUMA: hay dos grandes cortes, dos conjuntos acabados, que en la redacción definitiva aparecen como  dos grandes movimientos o partes de la obra total:

 -Scant 49 = el final de la Brevis commentatio (grosso modo) = Canto primero de Guillermo de S-T.

-Scant 83 = Canto segundo de Guillermo de S-T.

 El primero va de la conversión a la pacificación interior y el reposo provisional en el sueño contemplativo. El segundo trata de la llegada al fin, cuando la búsqueda de la Esposa termina porque ha encontrado al Esposo y no le suelta. Esta parte es más eclesial: la pacificación capacita a la Esposa para afrontar el mundo exterior.

 Bernardo retocaba el texto, por eso es difícil hallar líneas de ruptura en su interior. El hecho de concebir su Comentario en el género sermón: serie de pequeñas unidades más o menos independientes ayuda poco, pues introduce continuas rupturas naturales que no son las que buscamos. Además, Bernardo no se lanzó a la ligera a redactar: se tomó 15 años de preparación. Eso aunque los Sermones 1-49 los escribió en menos de 6 años. Y cuando se decidió a continuar, bien añadiendo sermones a los ya redactados (50-1), bien prosiguiendo el Comentario con una nueva serie, los añadidos no fueron improvisados, sino muy elaborados, de modo que todo quedase al final bien soldado.

No basta, pues, leer las observaciones finales de un Sermón y el comienzo del siguiente: un tópico del género sermón: serie de sermones escritos como pronunciados día a día a los mismos oyentes: el final de uno queda abierto y se promete la continuación para el día siguiente, invitando al lector a no detenerse (=novelas por entregas, cuentos).

 El sentido global final de la redacción ofrece un itinerario del progreso espiritual. La línea es llevar al lector desde el espacio interior e íntimo donde el alma se convierte, hasta una actividad que abarca a toda la Iglesia. Nada hay aquí improvisado, ni siquiera las aparentes “digresiones” a las que Bernardo se aparentemente abandona. Las digresiones de la primera parte del corpus corresponden a la dimensión interior (Scant 26: muerte de Gerardo), mientras que las de la segunda parte corresponden a la dimensión exterior (Scant 65-66: herejes de Colonia; Scant 80: Gilberto de la Porrée).

                 Estructuración de los dos movimientos

 El segundo movimiento se prepara con Scant 50-52 (Cant 2,8): la esposa está en el reposo contemplativo, y de ahí surge la necesitad de la acción, tema del segundo movimiento: Scant 57 trata del equilibrio entre Marta y María, y Scant 58 lanza la invitación a la Esposa a trabajar en la viña.

 El Sermón 49,5-8 -final del primer movimiento- comenta también Cant 2,4 (orden del amor), pero sin incluir la tensión acción-contemplación. Es el amor ordenado como tensión a lo más importante y termina en el silencio interior (estabilidad interior), condición de la contemplación (Scant 50-52), que lleva en sí el germen de una actividad mayor. Aquí se sitúa el primer corte de la tradición manuscrita: en el primer gran abrazo, como en el Brevis Commentatio. Bernardo se toma un respiro antes de abordar la cuestión de la contemplación en sí, que va más allá de la Brevis Commentatio. Y a partir de ahí inicia el segundo gran movimiento: el del amor activo.

 En el segundo movimiento, la actividad del alma va estrechamente ligada a la de la Iglesia, de modo que el alma-esposa se va identificando con la Iglesia-Esposa, y la Historia de la Salvación ocupa un lugar cada vez más importante:

-Desde Scant 60: Iglesia-Sinagoga

-Desde Scant 65-66: herejías

-Desde Scant 77: prelados indignos

-Desde Scant 79: reunión Iglesia-Sinagoga: culminación de la Historia de la Salvación. En este bloque culmina la interpretación alegórica. La interpretación moral prosigue hasta Scant 83.

 Sermones 80-83

Aunque en Scant 79 Bernardo había llegado a Cant 3,4, en Scant 80 vuelve atrás: a Cant 3,1a-b (“busqué al amado de mi alma”), mediante un truco literario: los oyentes le reprochan haber descuidado hasta entonces la interpretación moral.

 Sin embargo a la hora de la verdad, no empezará a comentar este versículo hasta Scant 84-86: el tema de la búsqueda del Verbo. Scant 80-83 no tienen relación con Cant 3,1, sino que tratan más bien el tema de la imagen, en una dirección doctrinal y teológica: la unidad, en base al restablecimiento del alma en su condición original. Como la imagen es condición capacitación para la búsqueda, Scant 80-83 pueden ser considerados como una introducción o preparación a Scant 84-86.

 -Scant 80: el Verbo-Imagen; el alma, a imagen de la Imagen: base de unión con el Verbo. También introduce aquí una refutación de Gilberto de la Porrée.

-Scant 81-82: profundización en el tema de la semejanza: simplicidad original, libre albedrío, caída, pérdida de la unidad, duplicidad, retorno por la atracción de los semejantes (afinidad alma-Verbo), es decir, por el amor hacia la unión y perfecta semejanza: unidad de espíritu alma-Verbo, que desde el punto de vista de la interpretación moral se corresponde con Scant 79: unidad Iglesia-Sinagoga, desde el punto de vista de la interpretación doctrinal. Esto indica que se puede considerar Scant 82 como un comentario a Cant 3,4 (=Scant 79) y considerar este sermón como el término de la interpretación moral (de hecho, 10 ms terminan en Scant 82).

-Scant 83: muy ligado al anterior: tema de la unidad, pero vista desde la desemejanza y desde el amor como fuerza unificante y transformadora: vuelven los grados del amor. De hecho, el sermón es como una glorificación y un himno al amor, y termina con una alusión a la unión transformante, pero sin analizar la experiencia en cuanto tal, cosa que remite para más adelante, pero que ya no hará, dejando la cosa como un final abierto. Scant 83 concluye con unas palabras ligadas a Scant 79: “el amor que une a dos seres, no en una sola carne, sino en un solo espíritu”.

Para conocer la alegría y el gozo de esta unión, para describir la experiencia de la unión, Bernardo remite a otro futuro sermón, pero ya no volverá sobre ello, ya que, de hecho, la experiencia en sí trasciende la explicación moral (anagogía). Bernardo narra el camino hacia la unión, pero no la unión misma. Como la unión pertenece a la otra vida, el Comentario alcanza aquí un término, y quizá el final absoluto que no se puede sobrepasar: un final antes del final eterno. Este sería el final que Bernardo se habría propuesto.

 Sermones 84-86

Tras la experiencia, continúa la búsqueda, porque ésta nunca termina (epéktasis). Se busca a Dios en el ímpetu del deseo, en una ascensión interminable. Este es el tema central de los tres sermones. Otro tema ligado a él es el de los hijos, la fecundidad del alma divinizada que engendra hijos a la fe (predicación, Esposa-Madre, amor activo)

 -Scant 84: no puede buscar al Verbo, si éste no la busca antes, ni encontrarle sin ser antes hallada: el Verbo busca al alma.

-Scant 85: misma dinámica ascensional: síntesis de toda la ascensión del alma al Verbo, comparada con el crecimiento humano.

-Scant 84-85: infancia del alma que empieza su ascensión, y una vez unida se dedica a sus hijos.

-Scant 86: dirigido a estos “hijos”: a los jóvenes oyentes, por el anciano Bernardo. Se presenta como inacabada, pero es más bien un final abierto: corto, sin conclusión ni doxología. Frente a la opinión tradicional según la cual Bernardo no tuvo tiempo de acabar su comentario, Win Verbaal estima que no hay aquí un final improvisado, sino querido expresamente así por Bernardo.

 Nada hay aquí improvisado. Scant 84-86 guardan estrecha relación y forman un bloque acabado. Es un final preconcebido y bien meditado.

Scant 86 es el término querido expresamente, incluso en su forma redaccional, que conduce a una conclusión acorde con el conjunto del Comentario. Se dirige a los jóvenes que buscan por la oración, en el retiro y tranquilidad, al Verbo. La oración siempre sera escuchado y el Verbo vendrá a ellos, y pasarán de la noche a la Luz: “caminad como hijos de la Luz”. Nada autoriza a pensar que Bernardo haya querido ir más allá de esta invitación: el texto aparece terminado, acorde con los sermones anteriores. La apelación a que la muerte le impidió dar forma acabada al sermón no se justifica, ya que se sabe que Bernardo aún dictó escritos estando prácticamente en el lecho de muerte.

 -Scant 84: el alma buscada y encontrada por el Verbo, estímulo para los pequeños.

-Scant 85: crecimiento del alma que llega en su búsqueda a la madurez, y se hace fecunda poniéndose al servicio de los niños.

-Scant 86: se dirige directamente a estos niños, a los jóvenes inexperimentados entre sus lectores y les dice que la verdadera búsqueda del Verbo se vive a través de una oración humilde y pudorosa, que les transformará en hijos de la Luz: un final abierto para un camino sin fin (concluir apelando a la humildad es un lugar común en los autores de la época).

 1.1.4.          Visión sintética

 1- Primero Bernardo quiso cerrar su Comentario con el sueño contemplativo de la esposa, en Cant 2,7-8: fin análogo a la Brevis Commentatio y al Canto Primero del Comentario de Guillermo. Quizá el cisma de Anacleto le incitó a ir más allá y dar más acento a la vida activa en el seno de la Iglesia:

2- Nunca quiso ir más allá de Cant 3,4 (unión Esposo-Esposa tras los trabajos de la viña). Por tanto Scant son un corpus terminado: Scant 82 sería el final inicialmente previsto; Scant 83 se le unió luego como un elogio al amor; Scant 84-86 fueron concebidos como un final abierto, ya que el tema que atraviesa los Scant es que la unión definitiva es imposible aquí y se realiza en una búsqueda incesante.

3- Scant muestran un pensamiento coherente con redacción muy preparada y hecha a lo largo de muchos años. La Brevis Commentatio lo muestra para Scant 1-50, lo que explica su rápida edición.

4- La preparación y remodelaciones del texto prueban que o hay nada improvisado: ni el final, ni el lamento por la muerte de Gerardo, etc.

5- Bernardo nunca quiso comentar todo el Cantar de los Cantares, sino exponer el camino espiritual que la exégesis espiritual descubre en esta obra. Una vez descrito, no hace falta seguir el trabajo. Cuando ha dicho lo que piensa y lo que tenía que decir, ya no tiene más que decir.

 

Anuncios

Read Full Post »